19 de Mayo Día Mundial Contra la Hepatitis

La hepatitis afecta a más de un millón de argentinos y causa una muerte cada 45 segundos en el mundo. Desde la cartera sanitaria señalaron que actualmente se dispone de estrategias para el tratamiento de las hepatitis crónicas, pero es de vital importancia que se las diagnostique lo más tempranamente posible. Por ello, es necesario realizar controles médicos periódicos y recibir la vacunación correspondiente. 

19 de Mayo Día Mundial Contra la Hepatitis
Leido: 839 veces | Imprimir |

En vísperas al Día Mundial de la Hepatitis, que se conmemora cada 19 de mayo, el Ministerio de Salud llama a la comunidad a interiorizarse y prevenir la enfermedad que afecta a más de un millón de argentinos y causa una muerte cada 45 segundos en el mundo. La coordinadora provincial del Programa de Inmunizaciones, Claudia Puyol señaló que la medida más eficaz de prevención es la vacunación.

En ese sentido, consideró “muy positivos” los índices de vacunación alcanzados en el Chaco y convocó a las madres a concurrir con sus hijos a los servicios de salud para completar los esquemas de vacunación. La dosis correspondiente a la Hepatitis A debe ser aplicada por única vez a los doce meses de vida del niño, mientras que la dosis para prevenir la Hepatitis B debe ser aplicada antes de las 12 horas de vida del recién nacido y luego en forma consecutiva hasta el primer año. La vacuna está destinada también a adolescentes de 11 años que no hayan sido vacunados antes del primer año.

Desde la cartera sanitaria señalaron que actualmente se dispone de estrategias para el tratamiento de las hepatitis crónicas, pero es de vital importancia que se las diagnostique lo más tempranamente posible. “El problema es que la mayoría de las personas infectadas  con virus de las hepatitis crónicas desconocen el hecho e, incluso, padecen la enfermedad de forma asintomática”, explicó Puyol. Por ello, es necesario realizar controles médicos periódicos y recibir la vacunación correspondiente. 

ESTADÍSTICAS INTERNACIONALES Y NACIONALES

Según estadísticas, cada 45 segundos muere una persona en el mundo por hepatitis B. A raíz de ello, la campaña mundial pretende concienciar e informar sobre esta enfermedad, ya que una de cada 12 personas tiene hepatitis en el mundo.

Alrededor de 400 millones de personas están infectadas por hepatitis B, y 200 millones por hepatitis C. La mayoría no lo sabe y cada año fallecen unas dos millones de personas por el VHB (virus de la Hepatitis B).

En Argentina, más de un millón sufre de hepatitis B o C, lo que equivale al 3 por ciento de la población. Además, y ante la ausencia de síntomas, más del 50 por ciento de los portadores desconoce su estado.

DÍA MUNDIAL DE LA HEPATITIS
Instituido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 19 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Hepatitis con el objetivo alertar y difundir información acerca de las formas de transmisión y de prevención de la enfermedad. El Ministerio de Salud Pública insta a las personas a hablar sobre la enfermedad y a realizarse test de detección temprana.

La hepatitis B y C son enfermedades infectocontagiosas que afectan al hígado inflamándolo e impidiendo su correcto funcionamiento. El virus de la B puede ser transmitido por vía sexual, pero el de la C puede contagiarse de distintas formas, como recibir prácticas médicas con mala esterilización y pincharse con una aguja contaminada con sangre infectada, entre otras.

Los datos epidemiológicos señalan que estos pacientes están en riesgo de desarrollar cirrosis y hepatocarcinomas, y que, anualmente, muchas personas mueren debido a diferentes fallas hepáticas generadas por este tipo de virus.

FUENTE: http://datachaco.com

Prensa INN.-Cada 19 de mayo se celebra el día de la hepatitis tipo C, con el objetivo de concienciar a la población en general sobre esta enfermedad, que si no es tratada como corresponde puede derivar en consecuencias de gran perjuicio sobre la salud como cáncer de hígado o cirrosis.

Por ello la ONG World Hepatitis Allience anualmente hace un llamado a los gobiernos del mundo para que tomen medidas y acciones más concretas en la detección y tratamiento de la hepatitis C. Se debe recordar que esta afección generalmente no presenta síntomas y se transmite cuando se produce un contacto entre sangre sana con sangre infectada por el virus C: transmisión vía parenteral o por no adoptar medidas asépticas adecuadas a nivel hospitalario en transfusiones o la utilización de hemoderivados para el tratamiento de otras enfermedades, así como también por compartir jeringas, en centros odontológicos, lugares de aplicación de piercings y tatuajes, podólogos, entre otros.

Más sobre la hepatitis
La palabra "hepatitis" significa, simplemente, inflamación del hígado, sin apuntar a ninguna causa específica. Una persona con hepatitis puede:

• Padecer uno o varios trastornos, incluyendo una infección vírica o bacteriana del hígado.
• Padecer un trastorno auto inmunitario que afecta al hígado.
• Haber sufrido un traumatismo abdominal en la zona del hígado. 
Lo más habitual es que la hepatitis haya sido provocada por uno de los siguientes tres virus: el virus de la hepatitis A, el virus de la hepatitis B o el virus de la hepatitis C.

¿Qué es la hepatitis A? La forma de hepatitis más frecuente es la hepatitis A (también denominada hepatitis infecciosa). Este tipo de hepatitis está causado por el virus de la hepatitis A (VHA), que se encuentra en las heces de las personas infectadas. Las heces infectadas pueden estar presentes en pequeñas cantidades en alimentos y objetos.

El virus de la hepatitis A se contagia:

• Cuando alguien ingiere algo contaminado con heces infectadas por el VHA (esto facilita su transmisión en condiciones de hacinamiento e insalubridad).
• A través del agua, la leche y los alimentos contaminados, sobre todo el marisco.
• Puesto que la hepatitis A puede ser una infección leve, particularmente en la infancia, es posible que algunas personas no se den cuenta de que han contraído la enfermedad y ésta pase desapercibida y quede sin diagnosticar.
¿Qué es la hepatitis B? La hepatitis B (también denominada hepatitis sérica) está causada por el virus de la hepatitis B (VHB). El VHB puede provocar un amplio abanico de síntomas, desde malestar general hasta enfermedad hepática crónica que, a la larga, puede desembocar en un cáncer de hígado.

El virus de la hepatitis B se contagia:

• A través de fluidos corporales infectados, como la sangre, la saliva, el semen, las secreciones vaginales, las lágrimas, la leche materna y la orina.
• Mediante transfusiones de sangre contaminada
• Al compartir agujas o jeringuillas infectadas para inyectarse droga.
• Al mantener relaciones sexuales con una persona infectada por el VHB.
• Mediante el contagio de un recién nacido por su madre infectada.
¿Qué es la hepatitis C? La hepatitis C se transmite a través del contacto directo con la sangre de una persona infectada. Los síntomas provocados por el virus de la hepatitis C pueden ser muy parecidos a los provocados por los virus de las hepatitis A y B. No obstante, la infección por el virus de la hepatitis C virus puede conducir, a la larga, a una enfermedad hepática crónica y es el principal motivo de trasplante de hígado.

El virus de la hepatitis C se contagia:

• Al compartir agujas y jeringuillas para inyectarse droga.
• Al hacerse tatuajes o piercings con instrumental no esterilizado.
• Mediante transfusiones de sangre
• Mediante el contagio de un recién nacido por su madre infectada.
• A través de las relaciones sexuales (aunque se trata de una vía de contagio menos habitual).
• La hepatitis C es también un riesgo habitual en los centros de diálisis. Raramente las personas que conviven con un enfermo de hepatitis C se pueden contagiar al compartir artículos que pueden contener la sangre del enfermo, como maquinillas de afeitar o cepillos de dientes.
Diagnostico: Todas estas formas víricas de hepatitis se pueden diagnosticar y puede hacerse un seguimiento de su tratamiento mediante análisis de sangre fiables y fácilmente accesibles.

Signos y Síntomas: La hepatitis, en sus primeras etapas, puede provocar síntomas parecidos a los de la gripe, como:

• malestar general
• fiebre
• dolores musculares
• pérdida del apetito
• náuseas
• vómitos
• diarrea
• ictericia -coloración amarillenta de la piel y de la esclerótica (blanco del ojo).
No obstante, algunas personas no presentan ningún síntoma y ni siquiera saben que están infectadas. Por ejemplo, los niños con hepatitis A suelen presentar síntomas leves o ausencia total de síntomas.

Si la hepatitis progresa, los síntomas comienzan a apuntar al hígado como origen de la enfermedad. Las sustancias químicas que segrega el hígado habitualmente empiezan a acumularse en la sangre, lo que provoca:
ictericia
mal aliento
sabor amargo en la boca
la orina se vuelve oscura o del color del té
las heces se vuelven blancas, claras o del color de la arcilla.
También puede haber dolor abdominal, concentrado bajo las costillas del lado derecho (sobre un hígado inflamado y dolorido) o bajo las costillas del lado izquierdo (sobre un bazo dolorido).

¿Es contagiosa? Las hepatitis A, B y C son todas contagiosas. El virus de la hepatitis A puede propagarse a través del agua o de alimentos contaminados, así como en escuelas o centros de preescolar con condiciones higiénicas deficientes. Los inodoros y los lavabos utilizados por una persona infectada deben limpiarse con desinfectantes. Quienes conviven con o cuidan de una persona con hepatitis deben lavarse las manos después de cada contacto que mantengan con el enfermo.

El virus de la hepatitis B se puede encontrar en prácticamente todos los fluidos corporales, si bien las vías principales de contagio son las relaciones sexuales, las transfusiones de sangre contaminada y las jeringuillas compartidas para administrase droga por vía intravenosa.

El virus de la hepatitis C se puede transmitir por medio de agujas compartidas, productos derivados de sangre contaminada y, menos frecuentemente, a través de las relaciones sexuales. A pesar de que la hepatitis C se puede transmitir al feto durante el embarazo, este riesgo no es muy alto (en torno al 5%). Si usted está embarazada, póngase en contacto con su médico si cree que puede haber estado expuesta al virus de la hepatitis C.

¿Puede prevenirse la hepatitis?

Mantener unos buenos hábitos de higiene y evitar condiciones de hacinamiento e insalubridad.
Ser especialmente cuidadoso si viaja a zonas donde las condiciones sanitarias son deficientes y la calidad del agua sospechosa, sobre todo al beber o nadar.
No comer nunca marisco o pescado procedentes de aguas contaminadas con aguas residuales.
Recordar a todos los miembros de la familia, sobre todo a los niños, que se laven las manos a conciencia después de usar el váter y antes de las comidas.
Si un miembro de su familia contrae la hepatitis, utilizar desinfectantes para limpiar los retretes, lavabos, orinales o cuñas que haya utilizado esa persona.
Puesto que las agujas y las jeringuillas contaminadas son la principal vía de contagio de la hepatitis, es una buena idea apoyar las campañas contra la drogadicción que se pongan en marcha en su comunidad y en las escuelas de su área. En casa, hable asidua y sinceramente con sus hijos sobre los peligros del consumo de drogas. También es importante fomentar la abstinencia sexual y el sexo seguro entre los adolescentes para eliminar el riesgo de contraer la hepatitis a través de las relaciones sexuales.

Fuente: Ministerio del Poder Popular para la Salud y Protección Social. ( www.mpps.gob.ve)

Buscador

Seguinos en estas redes

Puedes seguirnos a trabez de estas redes sociales o del RSS, para que puedas estar mejor informado.

Efemérides 26/09/2021

26 de Septiembre de 1758 Nacimiento de Cosme Mariano Argerich

26 de Septiembre de 1758 Nacimiento de Cosme Mariano Argerich

Cosme Mariano Argerich nació en Buenos Aires en 1758, era hijo del coronel y cirujano de los ejércitos del rey, D. Francisco Argerich y Batalla, llegado en 1755 al Río de la Plata con el Virrey Cevallos. Enviado a España, Cosme Argerich cursa sus estudios en la renombrada Escuela de Ciencias Médicas de Cervera, en Cataluña, regresando al suelo nativo a la edad de 26 años, casado y con un hijo, Francisco Cosme. Éste, con el tiempo habría de secundar a su padre en el ejercicio de la profesión, iniciándose a su vez como médico militar en el combate de San Lorenzo.  

« Septiembre 2021 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30